• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • (+34) 934 914 112
  • whatsapp icon(+34) 646 815 553

¿Cómo aprender idiomas cuando ya somos adultos?

Aprender un idioma una vez hemos alcanzado la madurez no es lo mismo que aprenderlo cuando somos jóvenes, o más bien, niños. De hecho, cuando somos niños, nuestro cerebro cuenta con una plasticidad innata que nos permite adquirir más de un idioma de forma muy sencilla y casi automática.

Tan sólo necesitamos estar expuestos continuamente a ese tipo de lenguaje para que nuestro cerebro adopte una segunda o tercera lengua.

Sin embargo, a medida que entramos en la madurez, esta plasticidad va perdiendo fuerza y el proceso de adquisición de una nueva lengua se complica. Muchos lingüistas coinciden en la idea de que llegados a una cierta edad, nos las tenemos que ver con la fosilización, cuyo fenómeno nos impide adquirir una nueva lengua obteniendo una fluidez comparable a la de un nativo.

Si bien es cierto que nuestro cerebro no nos lo pone tan fácil como cuando somos niños, nada es imposible y aprender un idioma nuevo, por difícil que nos resulte, nos abrirá muchas puertas después de nuestro paso por CETA.

Así que no cunda el pánico. Si querías ponerte al fin con el inglés durante tu paso por CETA o al terminar tus estudios, este es tu post. Aprender un nuevo idioma sólo puede traerte ventajas y para tu cerebro, es una excelente forma de mantenerlo sano. ¡No te pierdas los siguientes consejos!

Déjate de excusas y busca una buena clase


Aquí no vale el famoso “no tengo tiempo”. Si algo tenemos los universitarios es tiempo. Que sí, que en CETA trabajamos mucho y tenemos muchas entregas, pero siempre encontramos tiempo para hacer aquellas cosas que nos gustan. Aprender un idioma puede ser un proceso muy enriquecedor y seguro que se convertirá en algo que nos guste. Si encuentras un buen lugar donde aprender, te rodearas de personas que al igual que tú, quieren adquirir un nuevo idioma. Tan sólo necesitas ganas y mucha curiosidad.

Si puedes; viaja a países donde se hable ese idioma


Mucha gente aprovecha para irse algunas temporadas a países donde se habla el idioma que se está estudiando. Si puedes, ni lo dudes. Estar en contacto contínuo con personas que hablen el idioma en cuestión, es una de las mejores formas de aprender a hablarlo de forma natural.No te preocupes si no adoptas el perfecto inglés británico de Downton Abbey, recuerda que no eres nativo y también tiene su gracia mantener el tu propio acento.

Si no puedes; mira, escucha y lee en ese idioma


No pienses que si no viajas, jamás podrás aprender un idioma. Nada más lejos. Hay otras forma de exponerse a un idioma nuevo. Una de ellas es eliminando los doblajes en español. Por ejemplo, si lo que quieres es aprender inglés, haz que la versión original sea algo obligatorio. Si estás empezando, deja los subtítulos de Juego de Tronos en español, pero no te olvides de escuchar. Y a medida que vayas mejorando, cámbialos al inglés para leer y oír a la vez. Verás cómo mejoras tu pronunciación, tu comprensión oral y tu léxico.
No olvides tampoco leer algún que otro libro y si lo necesitas, no dudes en echar mano del diccionario para que no se te escape ni una palabra.

No hace falta que lo dejes para después de CETA, puedes lanzarte a por un nuevo idioma durante tus años en la universidad e incluso justo después de leer este post. Hoy en día, cuantos más idiomas sepas, más proyección profesional tendrás.

 

Fuente: CEDEU                                                                                                                       Autora: Júlia Viscarri

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web.

Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, visite política de privacidad. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES

Este web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de 'cookies' y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de 'cookies' en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

¿Qué es una 'cookie'?

Una 'cookie' es un pequeño fragmento de texto que los sitios web envían al navegador y que se almacenan en el terminal del usuario, el cual puede ser un ordenador personal, un teléfono móvil, una tableta, etc. Estos archivos permiten que el sitio web recuerde información sobre su visita, como el idioma y las opciones preferidas, lo que puede facilitar su próxima visita y hacer que el sitio resulte más útil al personalizar su contenido. Las 'cookies' desempeñan un papel muy importante, al mejorar la experiencia del uso de la web.

¿Cómo se utilizan las 'cookies'?

Al navegar por este portal web el usuario está aceptando que se puedan instalar 'cookies' en su terminal y que nos permiten conocer la siguiente información:
Información estadística del uso de la web.
El 'login' del usuario para mantener la sesión activa en la web.
El formato de la web preferente en el acceso desde dispositivos móviles.
Las últimas búsquedas realizadas en los servicios de la web y datos de personalización de estos servicios.
Información sobre los anuncios que se muestran al usuario.
Información de las encuestas en las que ha participado el usuario.
Datos de la conexión con las redes sociales para los usuarios que acceden con su usuario de Facebook o Twitter.
Tipos de 'cookies' utilizadas

Esta web utiliza tanto 'cookies' temporales de sesión como 'cookies' permanentes. Las 'cookies' de sesión almacenan datos únicamente mientras el usuario accede a la web y las 'cookies' permanentes almacenan los datos en el terminal para que sean accedidos y utilizados en más de una sesión.

Según la finalidad para la que se traten los datos obtenidos a través de las 'cookies', el web puede utilizar:

'Cookies' técnicas
Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de la página web o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a las partes web de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación y almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido.

'Cookies' de personalización
Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en su terminal o que el propio usuario defina. Por ejemplo, el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, el diseño de contenidos seleccionado, geolocalización del terminal y la configuración regional desde donde se accede al servicio.

'Cookies' publicitarias
Son aquéllas que permiten la gestión eficaz de los espacios publicitarios que se han incluido en la página web o aplicación desde la que se presta el servicio. Permiten adecuar el contenido de la publicidad para que esta sea relevante para el usuario y para evitar mostrar anuncios que el usuario ya haya visto.

'Cookies' de análisis estadístico
Son aquéllas que permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios en los sitios web. La información recogida mediante este tipo de 'cookies' se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, con el fin de introducir mejoras en el servicio en función de los datos de uso que hacen los usuarios.

'Cookies' de terceros
En algunas páginas web se pueden instalar 'cookies' de terceros que permiten gestionar y mejorar los servicios ofrecidos. Como por ejemplo, servicios estadísticos de Google Analytics y Comscore.